martes, 20 de julio de 2010

ENTRE INSENSATOS Y REBECOS

Ésta, es una historia peculiar. La historia de unos chavales que subieron el Yordas, relatada por uno de ellos: yo, el que más sufrió.

Cuando un día dije “pues estaría bien grabar desde el Yordas”, nunca imaginé que los tres inconscientes que me escucharon dijeran que sí sin dudar ni un segundo. Más bien esperaba un “Nacho, estás loco”, que era lo que realmente pensaba de mí mismo. Sin embargo, ellos fueron los que, sin saberlo, me convencieron para ello. Mi miedo no era el Yordas, era subir con el equipo hasta arriba. Yo, el más sensato de los tres con diferencia, tuve que disuadirles de subir ciertos equipos pesados. El orgullo no les iba a frenar por lo que tuve que alegar bajo presupuesto, real de todas maneras.

Pues estos tres inconscientes y yo, el sensato, tras llegar a altas horas de la madrugada a nuestro headquarter en Taranilla City, nos metimos el madrugón del siglo para subir el sábado 17 el pico. Otra vez los inconscientes me sorprenden, no sólo no ponen pega ¡sino que se levantan antes de la hora! En Liegos, nos esperaban Ana y Gerardo, quien me enseñó a ser sensato. Sería nuestro “guía” hasta la cima. Como buen Gutiérrez, nuestro guía no recordaba el camino.

Comenzamos la subida, con el fresco de la mañana, por el hayedo. Durante los primeros minutos las conversaciones fueron habituales, hasta que las rampas nos recordaron nuestros orígenes urbanitas. La cámara, dentro de una mochila, pesaba más de lo esperado. De hecho, cada paso que dábamos pesaba un quintal más. El sol, dormilón, se resistía a aparecer entre las nubes. Cada pocos metros los urbanitas inconscientes nos parábamos a contemplar los picos entre las pecioladas hojas de los hayas, no por cansancio ¡eh!


Entre troncos centenarios abandonamos la pista forestal, tomando una estrecha senda que aumenta en belleza a cada metro. El camino nos saca del hayedo. La niebla sube lentamente y nosotros, Ana, los tres inconscientes, el sensato mayor y yo, el menor, nos encontramos en medio. Las sombras de lo que parecen rebecos se cruzan a nuestro paso entre la niebla, mientras otros congéneres nos observan desde las crestas.
Llegamos a Collado Bahulloso, desde donde por fin divisamos el nuevo Riaño. Dejando Tendeña a la derecha continuamos hacia la cima. 300 metros que, como dicen en ciclismo, rompieron el grupo, llegando a la meta Ana y Óscar (inconsciente 1) a casi un minuto del grupo perseguidor formado por el sensato menor. A pocos segundos, Charly y Borja (inconscientes 2 y 3) cerrando el sensato mayor a un ratito. En la cima, a 1964 metros, la vista era espectacular. Las nubes cubrían el valle de Burón intermitentemente, mientras que respetaban Riaño y Tendeña. Mirando hacia La Vega, sobresalían Los Picos de Europa, diferenciándose claramente sus tres macizos. La subida mereció la pena.

Ya arriba, nos encontramos con dos paisanos de León, aficionados a la escalada, para los que el Yordas era como para nosotros coger el autobús cada día, algo normal. Con ellos repetimos uno de los debates de moda entre inconscientes y sensatos: Jesús Calleja y su “Desafío Extremo”…

Con el sol ya apretando sobre nuestras cabezas comimos unas piezas de fruta y unas barritas energéticas que llevaba Gerardo, caducadas desde el año 2007. Un poco rancias, pero nos supieron a caviar, con forma de alpiste, pero a caviar. Por cierto que en el buzón encontramos la tarjeta de clínica podológica, a eso si le llamo yo ir a buscar al cliente…

Ya en la bajada, con el debate “Calleja” aún presente, nos encontramos más abajo del Collado, a dos señoras que subían – serían las 14:30 horas- Una de ellas con problemas de estómago. No sé a qué hora harían cumbre, pero lo que sí sé es que tiene mucho mérito hacerlo en esas condiciones físicas y habiendo dejado el coche en Liegos. 

La bajada fue bastante tranquila, con mejor humor. Llegamos a los coches, con los cuádriceps y los pies doloridos del descenso y las piedras sueltas. La verdad es que yo no estaba en forma, bueno creo que ninguno lo estábamos, y sufrí algo, pero la llegada al coche me sentó como si llegara a un oasis después de caminar un siglo por el desierto. Recuerdo que mientras me cambiaba las botas, los inconscientes entraron en el coche, y cuando a los pocos segundos lo hago yo me dicen: “oye Nacho, hemos pensado que habría que repetirlo en septiembre, y subir más preparados y con más equipo”. Creo que en ese momento no lloré, pero me dieron ganas de mandarles andando a Madrid.

De esto saco: Primero que si quiero un guía debo buscar alguno que no subiera la Peña de la Collada pensando que era el Yordas, y a ser posible, que no sea Gutiérrez. Segundo, que subir el Yordas con dos asmáticos puede traer problemas. Tercero, que antes de salir de casa debo preguntarles a dos de los inconscientes si han metido en las mochilas su Ventolín, ya que esta vez no lo hicieron. Cuarto, que hay que ponerse en forma. Quinto, que el más inconsciente de todos soy yo, que conociéndoles voy con ellos. Sexto, que los inconscientes son la leche: trabajar con gente así no es trabajar, es disfrutar. Con ellos, con su ilusión, con sus ganas, todo es posible, y en los momentos en los que uno se viene abajo, ellos sin saberlo te levantan. Séptimo, que varios días después aún se acuerdan mis piernas del Yordas. Y octavo, que a los inconscientes asmáticos y a Borja, el sherpa, no les puedo parar, así que ¡en septiembre volvemos a subir!

4 comentarios:

agustín lasai rodríguez dijo...

Muy bien Nacho y compañía. Ya vais cogiendo altura.
Enhorabuena.

LILIA dijo...

Primin siempre has sido un poco inconsciente, anda que tu padre perdido y con la comida caducada... Donde compró las barritas esas?????? seguro q estaban en Taranilla y se las quitó a la abuela!
Lil.

Anónimo dijo...

mi nombre es ELSA RIAñO,,,,SOY CUBANA,,,,PERO DESEO QUE ALGUIEN ME AYUDE A ENCONTRAR MIS ANTESESORES,,,,PUES ME DA MUCHISIMA CURIOSIDAD,,,DE ESTO ,,,DESPUES DE HABER LEIDO Y VISTO ,,,TODO ESTO ACERCA DE LOS RIAñOS,,NO BUSCO NADA MATERIAL ,,SOLO BUSCO MIS ANTEPASADOS ,,,,Y ME DIERA MUCHO GUSTO SABER DE DONDE VENGO YO ,,,,,GRACIAS,,,

ELSA RIAñO dijo...

somos de cuba ,,,una familia Riaño,,,,queremos saber sobre nuestros antespasados ,,,,pues tenemos curiosidad,,,,,mi abuelo se llamaba,,,GERARDO ADRIAN RIAñO RODRIGUEZ,,,,,no tengo ningun interes material ,,,o algo parecido ,,solo me gustaria saber esto y si pudiera encontrarme con algun familiar lejano RIAñO,,,pues darle un abrazo ,,,,gracias,,,mi correo en miami es chiquinina16@aol.com